<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d10534194\x26blogName\x3dHartree\x27s\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://hartree.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://hartree.blogspot.com/\x26vt\x3d2316291123038478979', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

lunes, abril 04, 2005

Midnight Tides



Anomander Rake […]. Yow must warn him! Poisoned souls, led by the one who has been slain a hundred times, oh, 'ware this new Emperor of the Edur, this Tyrant of Pain, this Deliverer of Midnight Tides!

Memories of Ice, Libro 3 de A Tale of the Malazan Book of the Fallen


Odio a Steven Erikson, de verdad. Esto no se hace, ¿Por qué tiene que ser tan asquerosamente bueno?. El problema de la saga de Malazan es que es tan condenadamente buena que hasta el peor libro de la saga (y no estoy diciendo que este lo sea) hace moder el polvo a cualquiera de la competencia. Es cierto, desde que comencé a leer esta saga el resto de novelas de fantasía épica no me llenan, las comienzo lleno de ganas y las termino con una sensación de apatía, de indiferencia. Bien es cierto que hay honrosas exepciones, Robin Hobb o el recientemente descubierto R. Scott Bakker, pero incluso estas no tienen la fuerza visual de los libros de Erikson, y el único autor que puede hacerle sombra lleva cuatro años sin sacar un libro (creo que no hace falta que diga nombres).

Erikson ha hecho con esta saga lo que muchos autores han intentado y ninguno a conseguido, redefinir el género, cuando esta serie finalice supondrá un punto de inflexión, un antes y un después de Malazan, estoy convencido, igual que sucedió en su momento (sucede ahora) con El señor de los anillos. Podréis pensar que es una exageración lo que estoy diciendo, después de todo Martín ya ha innovado en el género, mostrándonos el carácter humano de los personajes, o incluso antes de él, Robin Hobb, usando los mismos métodos, después de ellos los personajes han dejado de ser arquetipos de cartón piedra, la redefinición de Erikson va en otro sentido. A mayor escala, si se prefiere, define un nuevo estilo en si mismo de escribir fantasía. Las ideas de Steven Erikson son completamente nuevas, no existe ninguna serie en la fantasía actual que se pueda comparar a la serie Malazana, la serie esta tan llena de ideas rompedoras que resiste cualquier comparación. Erikson ha hecho algo nuevo despegándose de sus compañeros, y aunque ahora mismo sea un desconocido, culpa de ello es que su serie no se haya publicado en EE.UU., no me cabe duda de que hará historia. Y no me extrañaría que dentro de unos años empiece a ganar algún que otro premio (Hugo o Locus, por ejemplo) que no mira fuera de las fronteras donde se celebra.

Todas las series de fantasía tienen un comienzo bien delimitado a partir del cual se despliega la trama, más o menos compleja, con mas o menos líneas arguméntales, pero siempre hay un comienzo, esta es una verdad de Perogrullo, pues bien, en la saga de Erikson esto no se cumple. Erikson es un desastre, desordena los acontecimientos, comienza la saga por la mitad en Gardens of the Moon, nos cambia la perspectiva en Deadhouse Gates, nos da un prólogo en Memories of Ice donde los acontecimientos se desarrollan 300.000 años antes que en los libros anteriores, y nos vuelve a recolocar, en el prólogo de House of Chains, en un mundo desconocido, con personajes desconocidos y vuelve a marearnos intentando reubicar la historia en el marco del mundo al que pertenece. Pues bien, si existe un comienzo en Malazan, debería estar en Midnight Tides, y es curioso que sea en el quinto libro de la saga donde se cierre un ciclo. Pues es verdad que es en Midnight Tides donde muchas preguntas, que llevan rondando desde los primeros libros, reciben respuesta. Esta es una de las grandes bazas con las que juega Erikson, uno de los puntos más fuertes de la saga y que hace que la historia y la trama tengan una riqueza que pocas series superan (ninguna en realidad, para que engañarnos): Erikson se dedica durante toda la saga a esparcir trocitos de un pastel, pistas del Gran Juego que se esta desarrollando, claro, a nosotros, pobrecillos no nos queda más remedio que decir: “vale mu bien, pero no me estoy enterando de ná”. Y de repente, en Memories of Ice, todo estalla, nos comemos una buena parte del pastel que nos ha ido enseñando migaja a migaja, es como si hasta ahora solo hubieses comido bizcocho y de repente te encuentras con el chocolate en el fondo. Pues en Midnight Tides pasa algo parecido, al final de House of Chains crees que lo tienes todo hilvanado, todo encaja más o menos, ¡Que ilusos!, y de repente en Midnght Tides se produce un giro de 180 grados, si, se completan algunos de los niveles que ya conocemos, pero aparecen otros. Lo siento, estoy siendo, conscientemente, demasiado oscuro, es difícil explicar lo que supone este libro sin revelar demasiado, y aparte de que sobre esta saga prefiero no descubrir el argumento, aun resulta más difícil comentar un quinto libro de una serie.

Erikson es un escritor que experimenta con cada libro, es bien conocido (por lo menos fuera de España) que Gardens of the Moon es su peor libro, el más flojo de la saga y el peor escrito, y aunque ya muestra alguna originalidad, no deja de ser una fantasía estandar, pero también he comprobado que a Erikson no le da miedo probar con distintos estilos en sus novelas, y a veces, por qué no, desconcertar a sus lectores. Por ejemplo, en House of Chains después de mal acostumbrarnos durante tres libros a los cambios endiablados de puntos de vista se atreve a escribir casi doscientas páginas consecutivas centradas en un solo y memorable personaje, una novela en si misma muy al estilo de Conan antes de volver a los múltiples personajes. Y en Midnight Tides juega con dos estilos muy distintos, el punto de vista Edur (no, no voy a decir quienes son los Edur) es oscuro, siniestro, casi una novela de terror, y a veces da verdadero miedo, la escena del ritual de Rhuland es una muestra de cómo estirar el suspense hasta provocar angustia en el lector, auque ya sepa lo que va a pasar, el otro estilo que utiliza es divertido, chispeante, absurdo hasta decir basta, una novela prattcheriana en toda regla. Pero se complementan a la perfección, sobre todo cuando Erikson entiende perfectamente que el lector necesita una lectura de escape para soportar la trama Edur.

Erikson ha comentado varias veces que a la hora de desarrollar la historia para el libro que esta comienza con un tema central y trabaja a partir de él. Según Erikson el tema de Gardens of the Moon era el bien contra el mal, el de Deadhouse Gates el de los hermanos (este de aquí yo lo veo un poco cogido por los pelos la verdad, aunque si él lo dice...), en Memories of Ice era la maternidad y aunque no lo dice, yo diría que el de House of Chains es la venganza, y sin duda en Midnight Tides es la traición. El libro comienza ya en el prólogo con una traición, una terrible traición y a lo largo de las casi 700 páginas que lo componen se dedica a desarrollar el tema, mostrándonos todos los tipos posibles de traición que uno pueda imaginar, desde las más directas a las más abstractas, desde las más simples a las más elaboradas.

Qué hace que las novelas de Erikson destaquen frente a las demás: bien, eso es fácil, las múltiples lecturas que se pueden hacer de ellas, no solo literalmente para ir ahondando cada vez más en el entendimiento de la trama, sino en cuanto a temáticas se refiere, las novelas de Erikson se están volviendo cada vez más filosóficas cada vez desarrolla más temas morales y éticos he incluso en su última novela desarrolla la cultura Letherii para realizar una satira feroz de la política americana, de hecho el comienzo de la novela recuerda muchísimo a las motivos de EE.UU. para su último ataque sobre Irak, transcribo un ejemplo:

Tehol ran a hand through his hair. ‘Consider the opposite. A hypothetical situation, if you will. Letheras declares a war in the name of liberty and would therefore assert the right of the moral high ground. How would you respond?’

‘With disgust,’ Hejun said, relighting her pipe, face disappearing behind blue clouds.

‘Why?’

‘Because it’s not liberty they want, not the kind of liberty that serves the people in question. Instead, it’s the freedom of Letherü business interests to profit from those people.’

‘And if they act to prevent genocide and tyranny, Hejun?’

‘Then no moral high ground at all, for they have committed their own acts of genocide. As for tyranny, tyrannies are only reprehensible to the Letherii when they do not operate in collusion with Letherii business interests. And, by that definition, they make their claims of honour suspect to everyone else.’

En las últimas tres novelas ha empezado también a desarrollar uno de los temas que más me fascinan de la serie, es la evolución de los mitos, en la serie Malazana conviven innumerables culturas y razas, el sistema de mitos que se desarrollan no es para nada estandar, no se tienen unas reglas establecidas y estrictas, el sistema de mitos, y por tanto el sistema de magia es caótico, de hecho, aunque el sistema de magia más conocido son los Warrens (mal llamadas sendas en castellano, según mi opinión: un Warren significa madriguera de conejos en inglés, una estructura laberíntica llena de caminos que se comunican entre si, para nada parecido a una senda), estos conviven con sistemas de creencias mas ancestrales, pero que funcionan también. Es normal encontrar en casi todos los libros usuarios de magia que no utilizan los Warrens para acceder al mundo mágico, peor por supuesto todo esto tiene una explicación lógica cuando se entiende el sistema de creencias de cada pueblo. Erikson en los últimos libros a empezado a jugar con este concepto, nos podemos encontrar por ejemplo culturas que adoran a un panteón de dioses que precisamente por esta adoración ascienden a un nivel superior o espíritus primordiales que al entrar en posesión de un Warren pasan a ser ascendentes o incluso, un sistema de mitos retorcido para ocultar la verdad (una especie de traición al fin y al cabo) en el último libro. Este sistema caótico toma incluso mayor protagonismo en este último libro, y no voy a decir por que, tendréis que averiguarlo vosotros (dentro de unos años si esperáis a la edición española), solo diré que precisamente por el sistema mágico que se desarrolla en Midnight Tides Ericsson se permite el lujo de hacer auto referencias dentro de su propio universo. Impagable es por ejemplo la explicación de los Warrens o los comentarios sobre Hood (El dios de la muerte) que se realizan a lo largo del libro.

Se ha discutido en los foros ingleses que este libro es el más flojo de la serie, el que menos acción contiene y en el que menos cosas suceden, yo no lo creo. Es cierto, este libro es distinto a lo que nos tiene acostumbrados el autor la trama tarda en desarrollarse pero también es el que avanza con paso más firme de todos los de la serie hasta ahora. Aparte, en cuanto a la acción Erikson no pretende con este libro contarnos una historia de gestas, de honor y valor, como muy bien podría suceder en los libros anteriores, con este libro Erikson nos esta contando la historia de una caida, la derrota de un pueblo y la victoria de otro que a pesar de eso, de una victoria se nos muestra como una derrota, como un abandono de los valores que movían a la gente la imposición de un sistema corrupto. ¿Para qué contarnos un asedio?, ya lo hizo a la perfección en Memories of Ice, para que contarnos una historia de arrojo, tenacidad y afán de superación, ya lo ha hecho en Deadhouse Gates, para que, en fin, contarnos la historia de una venganza, ya se ha hecho, en House of Chains. Solo me queda una cosa por decir, que esta serie, si sigue así, y no tengo por que pensar otra cosa, se convertirá en la mejor saga épica de los últimos 60 años, si no lo es ya.

PUNTUACION: