<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d10534194\x26blogName\x3dHartree\x27s\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://hartree.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://hartree.blogspot.com/\x26vt\x3d2316291123038478979', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

lunes, abril 17, 2006

Ultimos meses (2): Heroes Die



Hay muchas formas de abordar la creación una novela de fantasía épica, la más común es suele ser inventar un mundo ajeno por completo a la realidad del lector definiendo una serie de reglas, geografía, sistema de magia, seres mágicos y razas que lo pueblan y comenzar la historia presuponiendo que el lector se encuentra más o menos familiarizado con el entorno, generalmente porque el mundo inventado no suele salirse demasiado de una estructura aparentemente común a todas estas novelas, situando la acción en un periodo más o menos cercano a la baja / alta edad media europea o, la menor de las veces en una cultura oriental. Otras veces, la novela de fantasía se desarrolla en una época contemporánea a la del lector y en un entorno más o menos urbano en la que se mezcla el mundo real con elementos fantásticos, las novelas de Gaiman o Charles de Lint suelen ser de este tipo y se engloban dentro del género de fantasía urbana. Por último, por lo menos en cuanto a este comentario se refiere, encontramos las novelas que para mi gusto son las menos llamativas, aquellas en las que los personajes de un ambiente contemporáneo se encuentran de repente transportados a un mundo de fantasía de características similares a las del primer tipo que comentaba antes, ejemplos, Las novelas de Narnia, La canción de Albión, El tapiz de Fionavar, Heroes Die o Blade of Tyshalle. El problema de estas novelas es que generalmente son las que mayor inconsistencia producen a la hora de hacerlas creíbles para el lector, situaciones como que un personaje del mundo real, pueda en pocos meses convertirse en un guerrero sin par o un poderoso mago en el mundo fantástico o que fácilmente puedan llegar a conocer las reglas del mundo son situaciones que resultan difíciles de asimilar, o bien porque una vez que el personaje se traslada al mundo fantástico, el mundo real deja, en apariencia de existir, con lo que a la larga se convierte en una novela tradicional. Pero a veces surgen novelas que son capaces de aprovechar las características de ambos mundos para desarrollar una trama que se mueve paralela en ambos entornos, es el caso de Heroes Die y su secuela Blade of Tyshalle. La trama se sitúa en un futuro cercano en la que la sociedad se ha desarrollado como un sistema de castas en el que el nivel más alto lo forman los que se dedican al entretenimiento, o más bien a disfrutar del entretenimiento, ¿Y Quiénes son los que proporcionan el entretenimiento?. Pues los actores. Actores en el sentido de que interpretan un papel, aunque el papel en este caso es mucho más real de lo que parece. Los actores "interpretan" a personajes en un mundo alternativo que en la novela se conoce como Otherworld, la casta de los hombres de negocio (para simplificar, una parte de ella) se encarga de desarrollar aventuras para esos personajes sobre el mundo alternativo, por supuesto moldeando de esa forma la historia de ese mundo, para disfrutar de la aventura existen unos nichos desde donde conectarse a lo Matrix y poder disfrutar en tiempo real de todas las sensaciones que tiene el aventurero mientras realiza su aventura en el mundo alternativo. También es posible disfrutar de la aventura, a menor precio, como una conexión de segunda mano mediante grabaciones de las aventuras de los héroes. Vamos como ver una peli en DVD pero con el añadido unos efectos que ni el THX o el Dolby Surround. Evidentemente los productores de entretenimiento de esta sociedad del futuro se comportan con su producto más o menos igual a como lo hacen actualmente los directivos de televisión, cuanta más audiencia, y si es de primera mano, mejor, y carnaza tenga un producto mucho más efectivo, y claro, el rey de las audiencias en este entorno de ciencia ficción es el héroe Caine (interpretado por Hari Michaelson), que a participado en mayor o menor medida en los acontecimientos históricos más importantes del otro mundo, claro, cuando un estudio se empeña en matar a un emperador, derrocar un gobierno o provocar los acontecimientos más catastróficos posibles por el bien de la audiencia, es normal que el héroe que los provoca se convierta en una leyenda viva en este mundo y en el otro.

El problema surge cuando el estudio decide meterse con su "novia" (otra heroína en el otro mundo) e involucrar a Caine en la aventura más importante de su vida. ¿Quién no querría disfrutar de primera mano de una aventura en la que el mayor hijoputa de la historia rescata a su corazoncito?. Vamos, pura carnaza . Lo que convierte en un novelón esta historia, y una lectura divertidísima es precisamente que la acción de Caine en el otro mundo afecta al desarrollo de los acontecimientos en el nuestro, o que haya guiños al mundo contemporáneo en el otro, por ejemplo, un grupo de insurgentes en el otro mundo liderados por un tal Simon Jester y que firman con un diablillo de color rojo, o que los habitantes del mundo de fantasía, o por lo menos los que tienen el poder y se dan cuenta de ciertas cosas, están ya un poco moscas con ciertos individuos que parecen invencibles o que de buenas a primeras desaparecen de la faz de la tierra, o que sean precisamente los individuos sobre los que en apariencia se revuelve la historia de su mundo con lo que han establecido una especie de caza de brujas contra unos demonios que llaman Aktiri, aunque los actores tienen un condicionamiento especial que les impide hablar demasiado en el caso de captura a veces surgen problemas técnicos. Fabuloso es también el tratamiento de los personajes, especialmente el personaje de Caine un cabrón simpático que en todo momento se presentaba en mi cabeza como el Bruce Willis de la jungla de cristal, otro punto a favor de la novela es que aunque el mundo fantástico que se nos presenta se encuentra poblado por las razas típicas de otras novelas de fantasía, elfos incluidos, el tratamiento de estas razas no es en absoluto arquetípico, por una vez se agradece leer sobre unos seres que no son el bien y la belleza personificados. También se agradece que el autor no desborde al lector con información sobre el mundo a la menor oportunidad, sino que la historia del otro mundo y del actual se vayan desarrollando de forma fluida a medida que se van desvelando los misterios y la trama de la historia. En definitiva, tanto Heroes Die como su secuela Blade of Thyselle desarrollan una magnífica historia que no desmerecen para nada a las grandes series de fantasía actuales, que saben combinar perfectamente el mundo real con el fantástico desarrollando de forma pareja la acción en ambos mundos, sin prejuicios que sabe reírse de si misma y de los arquetipos establecidos y que además resulta tremendamente divertida.