<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d10534194\x26blogName\x3dHartree\x27s\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://hartree.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://hartree.blogspot.com/\x26vt\x3d2316291123038478979', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

martes, diciembre 26, 2006

Actualización obligada: Últimas lecturas y The Pila

Sí, sí lo se, tengo en blog abandonado y reconozco que aunque he estado liado con bastante trabajo en la oficina la pereza es la situación habitual en la que me suelo encontrar sobre todo cuando se trata de llenar varias páginas con comentarios o críticas de lo que leo, y ahora que me he puesto a recapitular lo leído en los últimos meses me doy cuenta que he leído muchísimo y que si comentase solo con algunas líneas lo que he leído podría dar para varias actualizaciones semanales. Varios comentarios en algún foro me han hecho salir este estado de hibernación para comentar muy por encima los últimos libros que he leído, lo que estoy leyendo y lo que me espera en la pila para los próximos meses, que nadie espere una serie de comentarios sesudos, en muchos de los casos se tratará de las primeras ideas que se me pasen por la cabeza comentando solo las sensaciones positivas o negativas que me ha producido la lectura de alguna novela pero sin entrar en profundidad en elementos como el estilo, los personajes o muchas veces ni siquiera el argumento, los que han leído algunas de mis críticas (mejor reseñas) ya sabrán que no me gusta nada hablar del argumento de los libros y que casi nunca lo uso para rellenar páginas. He leído bastantes libros también en castellano tanto de autores extranjeros como nacionales, la mayoría obras mainstream, pero me centraré, porque es la temática que he decidido darle al blog, en las lecturas en versión original. Haya vamos:

Lo que estoy leyendo

Orphan's Tales: In the Night Garden, Catherine M. Valente. Me gustan los cuentos de hadas, no lo puedo evitar, cuanto más ingenuos e inocentes mejor, sobre todo si son capaces de captar el sentido de la maravilla de los cuentos clásicos en los que una descripción mínima de los personajes, unos simples esbozos son suficientes para meterte en la historia. Valente nos atrapa ya desde las primeras páginas con una prosa hermosísima que más parece poesía y unos personajes entrañables, llevo apenas leídas cien páginas del libro, las historias que se cuentan apenas ocupan tres o cuatro páginas en las que se van introduciendo historias dentro de historias a medida que vamos encontrando a los distintos personajes de modo que en algunos momentos nos podemos encontrar hasta con cuatro o cinco historias enlazadas y ninguna terminada y en la que se van intercalando interludios cada vez que comienza el día para comenzar de nuevo en cuanto llega la noche, es, al fin y al cabo una versión moderna de Las mil y una noches mezclando perfectamente los elementos clásicos de los cuentos de hadas con los elementos de la fantasía épica.

House of Leaves, Mark Z. Danielewski. Mi tercer intento ya en dos años de intentar leer esta novela, esta vez la he vuelto a comenzar desde el principio. Creo que el problema de esta historia es que hay que aprestarle toda la atención a ella, es demasiado compleja, con demasiados niveles de lectura para tenerla como segundo plato. Se trata, creo que lo he dicho ya alguna vez, de una novela de terror. Mas concretamente se centra en el tema de las casas encantadas, una familia, Un fotógrafo, antiguo premio Pulitzer, su esposa y su hijo que cansado de la ajetreada vida que lleva e intentando dar un empujón a su matrimonio deciden trasladarse a una casa solitaria de la campiña. Al mismo tiempo el autor, fiel a su profesión, decide grabar en una especie de documental las vivencias de la familia en la casa. Pero claro, el libro no es una novela sobre la familia, House of Leaves es mucho más. Es un libro llamado The Navidson Record, que es una estudio crítico del trabajo documental realizado por el fotógrafo durante su estancia en la casa, es leyendo este libro como vamos conociendo la historia. Pero también es la historia del autor del ensayo, un anciano ciego llamado Zampano muerto en su piso antes de poder publicar el ensayo, y de Traunt, el joven que encuentra el manuscrito. El estilo de la novela es sorprendente con una estructura laberíntica en la que fácilmente te pierdes entre las notas a pie de página o la propia estructura narrativa. Sorprendente el capítulo titulado S.O.S en las que se describe de forma magistral la señal de ayuda enviada por uno de los miembros de la familia perdido en la casa. Inconmensurable el capítulo dedicado a la exploración de la casa, en la que los propios pasajes del libro se van situando en las páginas de forma que pareces ir siguiendo a los personajes a lo largo de su búsqueda e incluso sientes el estado de ansiedad y de perdida de los personajes. La novela es, probablemente, la más extraña que leeré nunca y un autentico reto el terminarla, pero altamente recomendable.

Lo que ya he leído

The Sundering, Jacqueline Carey. Se trata de una dualogía de fantasía épica al más puro estilo clásico formada por The Banewreaker y Godslayer. Es en realidad una recreación de El señor de los anillos pero contada desde el punto de vista de Sauron. Lógicamente todos los nombres de las localizaciones y de los personajes están cambiados si no fuese así, los abogados de Christopher Tolkien habrían empezado a llamar a la puerta de la señora Carey nada más leer las primeras páginas, pero con los suficientes elementos comunes para que cualquier lector de fantasía épica pueda ver los paralelismos... Todos los personajes que aparecían en El señor de los anillos tienen su correspondiente en esta novela, el señor oscuro, el portador, el rey perdido de un antiguo linaje, la dama elfa destinada a emparentarse con el rey, los montaraces del norte, los compañeros del portador... y las semejanzas continúan siguiendo punto por punto el argumento de la historia de Tolkien, la diferencia esta en que en esta novela la trama se nos cuenta desde ambos puntos de vista aunque es cierto que quizás se le preste más atención al lado oscuro. El argumento, dadas las circunstancias es por supuesto previsible, sabemos en todo momento que el bien resultará el vencedor, pero Carey tampoco trata de engañar con su novela, y quizás ahí radica su encanto, que a pesar de saber como va ha terminar la historia, hasta el final mantengamos las esperanzas en que los "buenos" terminaran viendo que el mal por el mal no existe y que, quizás, sus convicciones no sean las correctas. Al final, Carey a conseguido precisamente lo que pretendía que el lector, por una vez, se sienta atraído por el lado perdedor y que vea a los buenos como unos radicales insufribles que nunca atienden a razones. Una muy muy buena lectura que puede hacer que después de ella no vuelva a verse la obra de Tolkien de la misma forma.

The Age of Misrule, Mark Chaudbron. Poner este título aquí es casi hacer trampas porque en realidad todavía no he acabado con él, se trata de la edición omnibus que contiene toda la trilogía compuesta por World’s End, The Darkest Hour y Always Forever. Se trata en su planteamiento de una serie de fantasía épica de corte clásico aunque, eso si, ambientada en la época moderna. De corte clásico porque, al menos en su primer volumen, contiene todos los elementos de este tipo de historias: Grupo de personajes enfrentados a un antiguo y poderoso mal, anciano y misterioso mentor que irá guiando a los personajes a lo largo de su búsqueda, búsqueda de objetos mágicos necesarios para vencer al malo de turno, viaje iniciático en el que los personajes irán reconociendo su potencial. Lo que hace distinta, y en cierto sentido entretenida esta primera novela de la serie es la mezcla de los elementos fantásticos con los elementos de la vida cotidiana, ir asistiendo, por ejemplo, al fallo cada vez más sistemático de la tecnología moderna y el paulatino resurgir de la magia. Como elementos negativos están por ejemplo que no queda claro por que la tecnología debe fallar frente a los elementos mágicos, como si las leyes físicas de la edad de la razón dejasen de funcionar frente a las nuevas leyes que pueden estar resurgiendo, espero, sin embargo, que se explique en los siguientes volúmenes de la serie. Otro punto negativo en la novela es el del viaje, ya desde los primeros capítulos la trama de la novela se decanta hacia el viaje de búsqueda (de los elementos mágicos que antes comentaba) típico de esta serie de novelas, mostrándonos, eso si, por el camino los estragos que la nueva situación va creando en una Inglaterra cada vez más en caos, aunque es cierto que estos estragos en la mayoría de los casos no se muestran de una manera global, espero también que esto se vaya solucionando en los siguientes volúmenes también, sino que parece seguir o centrarse en los personajes principales y dejar de lado al resto del mundo. Como elementos positivos: la ya indicada mezcla del elemento moderno con el fantástico, la agradable mezcla de géneros en las que a veces, no sabes si estas leyendo una novela de terror o una de fantasía, el desarrollo de personajes y los lazos que se establecen entre ellos también están bien logrados, aunque alguna que otra coincidencia puede chirriar un poco, el final de la novela también resulta sorprendente, es de agradecer que no resulte, al final, predecible. En general, una lectura sencilla, no demasiado original en el desarrollo, aunque si en el planteamiento de la historia y que deja un regusto agradable que incita a seguir con la serie. Seguiré informando de los progresos.

Tigana, Graviel Guy Kay. Si me hubiesen dicho hace unos años que Kay sería uno de mis autores preferidos de fantasía, difícilmente lo creería, y es que los prejuicios pueden hacer mucho daño, un autor lastrado en España por publicarse en una editorial de calidad cuanto menos "dudosa" como Timun Mas, que empieza su andadura con una trilogía convencional a lo Señor de los anillos, pero que a sabido con el tiempo labrarse un sitio propio en el pequeño nicho que es la fantasía, sobre todo porque ha sabido muy bien desarrollar su carrera con una fantasía de estilo propio, alajandose del modelo clásico y optando más por acercarse a la novela historica, pues sus novelas aunque se desarrollan en mundos imaginarios y contienen ciertos componentes fantasticos pueden muy bien confundirse con la novela histórica o con las ucronias. Es el caso, por ejemplo de, The Lions of Al-Rassan, centrada claramente en La Reconquista y el la figura de El Cid; la dualogía Los mosaicos de Sarantium inspirada en el Imperio Bizantino. Tigana es la primera novela de Kay en la que comienza a notarse la tendencia que irá tomando a lo largo de su carrera. Una novela con un argumento muy elaborado y complejo con una enorme cantidad de subtramas, todas ellas interesantísimas, pero que esconde en su interior un argumento tan tan sencillo como el de los cuentos de hadas. Yo que empecé a leer Tigana sin saber absolutamente nada del argumento (no me gusta leer nunca la sipnosis de los libros) quede maravillado cuando después de cien páginas de intrigas, traiciones y planes elaborados se descubre por fin el gran misterio y el motivo de todo la trama que se está desarrollando, yo no pienso contarla en este pequeño comentario porque, en primer lugar, trato de no contar nunca el argumento de las novelas que reseño. Y en segundo lugar, porque merece la pena leer la revelación del argumento central cuando llegue en la historia y no en una mísera crítica o en la sipnosis de la parte de atrás del libro. Puntos flacos, ninguno que yo pueda recordar ahora. Puntos fuertes, tantos que es difícil recordarlos todos, la cuidada elaboración de la trama, los personajes, y el mundo donde se desarrolla la historia. La trama central, no lo puedo evitar y lo vuelvo a decir, me encantan los cuentos de hadas. El final, junto con The Lions of Al-Rassan, es uno de los mas tristes que he leído nunca, y es que Kay sabe como tocar la fibra sensible con una elegancia admirable, el estilo, porque Kay escribe como los ángeles, sin ninguna duda uno de los mejores, si no el mejor escritor de fantasía épica que hay actualmente en el mercado, en cuanto a estilo se refiere, y si no es tan respetado por el público como Martin, Bakker o Erikson es porque sus novelas no tienen la intensidad épica de los anteriores aunque les gane de sobra en intensidad emocional, o a lo mejor es porque Kay no está acostumbrado a escribir grandes sagas épicas de tropecientos volúmenes y se contenta con escribir magnificas historias en un solo volumen. Cuando terminéis el libro os puedo asegurar que Tigana siempre os quedará en el recuerdo. Este libro necesita, pero ya, una reedición como dios manda y también que Kay reciba en España de una vez por todas el reconocimiento que se merece. Por cierto, que en marzo aparecerá su próxima novela, <b>Ysabel</b>, poco se sabe de momento de ella salvo que es la primera incursión del autor en la fantasía urbana. Dicen también los que la han leído que es la mejor novela del autor hasta la fecha. Veremos.

The Tooth Fairy y The Limits of Enchantment, Graham Joyce. Para este comentario prefiero apoyarme en las opiniones de mis vecinos en la blogosfera, cloudxxi y Nacho, ambos dicen mejor que yo lo que opino de este autor y de sus libros.

The Monarchies of God, Paul Kearney. Pocos autores pueden escribir sagas épicas de cinco libros que al final tengan apenas mil páginas. Yo los cuento con los dedos de una mano, Sapkowski y ahora Paul Keaney. El resto, suelen inflar sus volúmenes para que cada uno tenga esas mil páginas. Kearney no, él es capaz de trillar la paja y escribir solo lo necesario para contar la historia, y de verdad que lo hace tan bien como cualquiera de los consagrados y sin que parezca faltarle nada de lo que a los otros les falta, porque en tan pocas páginas por libro, apenas trescientas para cada uno, es capaz de desarrollar personajes, seguir la historia en varios frentes y cargar la historia con la suficiente épica como para que resulte una lectura sorprendente. El autor utiliza elementos de la historia para crear su trama, una lucha de religiones al estilo de la que hace Bakker en su Príncipe de Nada convulsiona el mundo, al mismo tiempo la iglesia decide comenzar una purga de herejes dentro del reino justo en el momento que más se necesita de unidad para luchar contra los infieles; una expedición al otro lado del mundo en busca de un territorio desconocido. Este es el marco en el que se desarrolla la saga en la que se mezclan los puntos de vista de los grandes del reino en las intrigas palaciegas y religiosas al mas puro estilo de la obra de Martin, con el punto de vista del soldado o de los monjes en el escalón más bajo de la religión. No es de extrañar que Erikson sea uno de los admiradores de este autor, porque al leer sus novelas queda claro que muchos de las situaciones de la serie Malazan de Erikson porque muchos de los temas y elementos épicos que utiliza Kearney en sus novelas también aparecen en mayor o menor medida en la saga de Erikson. Kearney es uno de estos autores extranjeros que a veces aparecen y suelen pasar totalmente desapercibidos por las editoriales españolas centradas quizás en una temática más comercial o menos cercana a la novela histórica. Es realmente desalentador, cuando se hecha la vista atrás, la cantidad de novelas desaprovechadas en el mercado editorial español a finales de los noventa. Cuando Martin, Erikson y Kearney comenzaban a despuntar por aquí seguíamos discutiendo sobre Hender, El señor de los Anillos, o los libros de Dragón lance. Más o menos igual que pasa ahora a poco que se piense un poco, aunque, eso si, con otros títulos a los que se le ha pasado el relevo, adivinadlos vosotros.

Sleeping in Flame y Bones of the Moon, Jonathan Carroll. Lo primero que me viene a la mente al intentar reseñar los libros de Jonathan Carroll es que se leen solos, ya me paso con El país de las risas o con El museo del perro, los libros están escritos en un estilo tan sencillo que literalmente las páginas vuelan y en una tarde puedes fácilmente terminar una de sus novelas. Después de esta primera idea aparecen, lógicamente, otras, como la sencillez, otra vez, que tiene el autor de describirnos la vida cotidiana de los personajes, la facilidad que tiene de hacer que te involucres con los personajes, o incluso que los odies si esa es la intención que persigue, la sencillez con la que es capaz de introducir el elemento fantástico en la historia, generalmente cuando menos te lo esperas y a mitad de la trama cuando ya poco te importa, de verdad, que la novela tenga un elemento fantástico, y te encantaría seguir leyendo las peripecias cotidianas de los personajes sin que siquiera se introduzcan en los embrollos del tema fantástico. Lo sorprendente que resulta que ese tema, y siempre es de lo más bizarro (en el buen sentido de la palabra) que se os pueda ocurrir, termina convirtiéndose en el protagonista de la historia. Los finales, ¡Y que finales!. Cuando leas una novela de Carroll asegúrate en las últimas páginas de estar bien acomodado en la silla porque este señor solo necesita un par de párrafos al final de sus historias para producir un auténtico golpe de efecto, poco puedo decir de Sleeping in Flame o de Bones of the Moon, porque ambas novelas, como creo que todas los demás libros de Carroll, contienen estos ingredientes de los que he hablado arriba. Ambas tienen el golpe de efecto final, en ambas suele importar más, o por lo menos a mi me importa más, el elemento cotidiano que el fantástico en la vida de los personajes, y ambas son muy muy fáciles de leer. De hecho, si queréis empezar con esto de leer en inglés, yo sin duda, empezaría por Carroll. Entiendo también que este enfoque más "realista" del autor puede desilusionar a los que por primera vez se acerquen a Carroll (a mí me paso con El país de las risas), que le vamos a hacer, Jonathan Carroll no es para todos.

Lo que voy a leer

En este apartado no puedo dar ninguna opinión, lógicamente, sobre los libros que ahora indicaré. Pero los pongo porque quizás así podríais ayudarme a decidir cuales (suelo leer un par de libros a la vez en inglés) leer a continuación. Prometo reseñar (en vaya lió me estoy metiendo yo solito) el que me recomendéis:

- The Blade Itself, Joe Abercrombie

- Orphans of Chaos, John C. Wright

- The Mists of Everness, John C. Wright

- Scar Night, Alan Campbell

- Widdershins, Charles de Lint

- Mother London, Michael Moorckock

- The Chess Garden, Brooks Hansen

- Arthur & George, Julian Barnes

También estoy pensando ya que no suelo actualizar esto demasiado que quizás sería conveniente cambiar un poco la idea del blog y comentar de forma más asidua las noticias/novedades que más o menos me parezcan interesantes del mercado editorial anglosajón, todo esto, por supuesto lo podréis localizar por vosotros mismo consultando cualquier foro de Internet, pero para los más perezosos podría resultarles útil. Las reseñas seguirán apareciendo muy muy de vez en cuando como hasta ahora. Intentaré también para principios de año, aunque no prometo nada, subir un listado de los mejores libros leídos en 2006. Algunos de los que aparecen aquí estarán también allí. Espero opiniones.