<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d10534194\x26blogName\x3dHartree\x27s\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://hartree.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://hartree.blogspot.com/\x26vt\x3d2316291123038478979', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

martes, mayo 02, 2006

A Feast for Crows



Hay dos formas de realizar esta crítica, desde el punto de vista del fan de Canción de Hielo y Fuego, con lo que se perdería cierta objetividad y se podrían perdonar algunos defectos, y desde el punto de vista del lector causal que no es un fan de la serie aunque bien podría haberse divertido con los libros anteriores.

Los que hayan seguido la acogida en los foros de discusión o en las páginas de critica literaria (incluso en Amazon) habrán comprobado que no ha recibido unos comentarios tan positivos como las tres anteriores entregas y que casi todo el mundo está de acuerdo en que es el peor de la serie hasta el momento, algo comprensible dado el nivel que se había alcanzado con Tormenta de espadas; incluso para algunos fans de la serie parece que está suponiendo una pequeña decepción, principalmente, creo yo, porque llevan esperando cinco años para leer la continuación de la serie. Aún así parecen perdonar a Martin dando motivos que para mi, desde el punto de vista del lector casual, aunque sí sea un fan de la serie no la considero lo mejor que puede ofrecer la fantasía, me parecen simples excusas:

Primera excusa: se trata solo de la mitad del libro, cuando leamos A Dance with Dragons, todo tendrá más sentido. Bueno, es posible, pero es que el libro tiene más de ochocientas páginas, lo voy a repetir; la mitad de un solo libro ocupa ¡800 páginas!, eso es más que la mayoría de los libros de fantasía que se publican, de hecho, un libro de fantasía suele ocupar cuatrocientas o quinientas páginas, y casi seguro que pasarán más cosas en esas 400 páginas que en las ochocientas de Festín de cuervos. No puede ponerse como excusa que un libro de ochocientas páginas en las que apenas pasa nada es la mitad de un libro, ¿desde cuando se necesitan 1600 páginas para contar una buena historia?, ¿desde cuando se necesitan 800 páginas para contar una buena historia?. ¿Cual es el motivo de que Festín de cuervos tenga un número tan elevado de páginas?. Pues, por lo menos para mi, posiblemente la falta de un buen editor detrás que sea capaz de coger un manuscrito de un autor de éxito como Martin y no tenga miedo de usar la tijera donde sea necesario y separar el grano de la paja, porque este libro tiene paja a raudales. En el libro de Martin hay cápitulos innecesariamente largos, personajes o puntos de vista inncesarios, incluso. Esta historia en las manos de un buen editor tendría menos de cuatrocientas páginas, el libro completo de Festín de cuervos ocuparía, seguramente, menos de ochocientas páginas. Pero claro, el libro no estaba completado cuando decidio publicarse.

Segunda excusa: son solo la mitad de los personajes, o la excusa, como no aparece mi personaje favorito X el libro ya no es todo lo bueno que podría ser,por eso habrá que esperar al siguiente para comprobar lo bueno que es Festín de cuervos, ¡venga ya!, y además este es uno de los defectos que lleva arrastrando la serie casi desde sus inicios, es cierto que mostrar el punto de vista de cada personaje principal y dividir los capitulos de esa forma es una idea muy original, y proporciona profundidad a los personajes y a la historia al mostrarnos varias versiones de los mismos acontecimientos, pero aparece el problema de que para mantener esos puntos de vista interesantes y mostrarnos todos los frentes, los personajes deben estar separados con lo que apenas se produce interacción entre los mismos y esa falta de interacción se sufre mucho más en este Festín de cuervos, en este libro se muestra como nunca como el libro esta formado por varias historias cortas protagonizadas por varios de los personajes, si en los libros anteriores se tenían bien separadas la historia de los dragones, la del muro y la guerra de los reyes, en esta se nos muestra casi a modo de fix-ups las hitoria de las Islas de hierro, el reinado de Cersei, Dorne y las aventuras de Sam y Brienne. Y aquí es cuando surge el problema de la necesidad de personajes como Brienne, Cersei o incluso Sam; Brienne en este libro toma el relevo de Arya en Tormenta de espadas para mostrarnos los despojos de la guerra, pero es que resulta que su historia no es más que eso: recorrer los siete reinos en su búsqueda de Sansa y enseñarnos por el camino como los nobles se reparten el reino o más bien el desastre que queda detras para los plebeyos, no hay avance en su historia. El caso de Sam, el unico enlace con el muro y con Los Otros, es incluso más flagrante, apenas se nos desvelan un par de misterios en los cinco capítulos que forman su historia, el resto, al igual que Brienne es vagabundeo y algun que otro encuentro que ni siquiera se resuelve. El problema con la novela es que es claramente un libro de preparación, en el que se ve como los distintos frentes en la guerra de los reyes ocupan su lugar apoyando a uno u otro bando, en el caso de la trama de Dorne o las Islas de Hierro es donde esta situación se ve más clara, son los dos nuevas localizacíones que nos tiene preparado Martin, Las islas quizas menos porque ya teniamos el punto de vista de Theon en Choque de Reyes, pero en ambos casos las tramas se desarrollan solo como una puesta en escena, se nos muestran los jugadores, la casa Martell y la casa Greyjoy y se establecen se encuentran sus intereses para la guerra y poco más; es, como bien dice el título de la novela, un festín de cuervos donde todos se reparten la carnaza, el resto; y lo que para mi es realmente interesante, son sólo detalles, sal y pimienta para la historia: Las noticias de apariciones de dragones en oriente que aparecen durante todo el libro, las fechorias de la hermandad sin bandera y las repercusiones del impresionante epílogo de Tormenta, las noticias en el muro o el destino de alguno de los personajes se encuentran en segundo plano. Es una pena que precisamente lo más interesante de la novela pase en ese segundo plano.

Y Aquí llegamos a la tercera excusa: Es un libro de transición, un libro puente entre Tormenta de espadas y A Dance with Dragons. Y yo digo, ¿Y qué?, acaso por qué el libro sea de transición tiene que contar las cosas más despacio, ¿tiene que usar más páginas para contal algo que se haría en la mitad de ellas?. Un libro es un libro, independientemente de que sea el capítulo central de una serie, el libro por si solo tiene que seguir teniendo una dinámica propia, comienzo-nudo-desenlace y contar situaciones interesantes, incluir sorpresas y sobre todo, avanzar en la trama. Que un libro forme parte de una saga, o sea el nexo cental de la misma no implica que no deba ser "independiente" en si mismo, todo buen libro tiene que contar su propia historía no apoyarse o complementar los libros anteriores para ayudarse a seguir con la trama, y este libro lo hace constantemente especialmente en los capítulos de Brienne, Jaime o Cersei.
También es posible que la desaparición de cliffhangers haga que la transición entre personajes se haga menos fluida que en los libros anteriores; además no existe una compensación adecuada entre las distintas tramas, Cersei y Brienne componen casí todo el grueso de la novela, y resultan además los personajes menos interesantes mientras que las tramas de Arya, Sansa o Dorne apenas tienes entre tres o cuatro capítulos.


Sabemos, porque Martin lo ha comentado así en alguna entrada de su página web que incialmente pretendía que hubiese un lapso de cinco años entre los sucesos de Tormenta de espadas y los siguientes en A Dance with Dragons, a mitad de la elaboración de este último libro decidió que resultaba imposible contar lós acontecimientos de ese lapso de tiempo a modo de flashbacks por lo que decidió reescribir completamente la historia, motivo por el que a tardado cinco años en aparecer este Festín. Pero es que leyendo el libro queda claro que ese supuesto lapso de tiempo de cinco años parece ahora inexistente, la historia apenas avanza unos meses desde el final de Tormenta; ¿Qué era tan importante contar que se hacía imposible relatar los sucesos mediante flashback en Dance?. No hay ningún acontecimiento importante en Festín de cuervos que no pueda reducirse a varias páginas en Dance, sus motivos tendrá Martin para escribir Festín como lo ha hecho, y me resulta dificil pensar que la espera de cinco años que se ha sufrido se pueda deber más a un bloqueo de escritor o a la falta de ideas que a un motivo bien pensado y necesario para la trama.

Me gustaría acabar todo esto hablando del tema de los premios, Los nominados al Hugo aparecieron hace unos meses, en la lista aparece A Feast for Crows como mejor novela del año. Los Hugo es un premio en los que los libros nominados aparecen en la lista por votación popular, es evidente que Festín sigue moviendo a un publico bastante elevado pues si no, es impensable que por sus cualidades aparezca como nominado de este año, y francamente espero que sea otro libro el que se lleve el premio, en su momento hace ya cinco años, Tormenta de espadas debió salir premiado con el Hugo, el premio se fue hacia el boom comercial del momento, la última de Harry Potter, espero que está vez no pase eso y se tenga un poco de sentido común. Seguro que hay un candidato mejor.